Cómo curar un mate

Es la pregunta del millón para los que quieren comenzar con esta saludable tradición y eligen hacerlo en mates calabacita o de madera. 

Los mates de calabaza o de madera requieren de un proceso de curado antes de poder comenzar a utilizarlos. Es muy fácil:

  1. Utilizamos yerba usada (húmeda) del mate anterior y la colocamos dentro del mate a curar. Si es tu primer mate y no tienes yerba usada, puedes poner yerba nueva.


2. Colocamos agua tibia y lo dejamos reposar entre 18 y 24 horas.

3. Al día siguiente retiramos con una cuchara la yerba y los pequeños pedacitos de membrana que se van a desprender solos de la calabaza. Y volvemos a repetir los pasos 1 y 2.

4. Al segundo día de este proceso, repetimos nuevamente: quitamos la yerba vaciando el mate y volvemos a colocar yerba usada con agua tibia dejando reposar otras 24 horas por tercera y última vez.

5. Al tercer día, retiramos la yerba y el mate ya está curado y listo para comenzar a usar.  De todas maneras el mate “se cura cebándolo”, cuanto más tomamos ese mate, más rico será.

Mate calabaza y yerbera de talavera poblana.

Mate de madera: hay quienes al curar un mate de madera, cubren sus paredes interiores con mantequilla o aceite antes de iniciar el proceso mencionado de tres días con yerba usada, sin embargo este paso es optativo. Se puede curar perfectamente un mate de madera igual que un mate de calabaza.

 

Variantes para todos los gustos

Mate dulce: si eres de los que toman el mate dulce, puedes añadir un paso al principio del proceso de curado para que el mate se impregne con un sabor ligeramente dulce. Para ello debes poner una cucharadita o terrón de azúcar dentro del mate y agregar una brasa caliente, tapar con una madera la boca del mate y moverlo para que el azúcar con el calor se caramelice y quede ese gusto a azúcar quemada en el cuerpo del mate. Y después comienzas el proceso de 5 pasos que mencioné anteriormente.

Mate de distintos sabores: en la actualidad hay una amplia variedad de yerbas saborizadas. Algunas de ellas son: naranja, hierbas del litoral, frutos del valle, frutos del bosque, limón, hierbas cuyanas, y una lista enorrrme de sabores que en definitiva no dejan de ser “artificiales”. Si realmente quieres variar el gusto de tu mate puedes utilizar cascaritas de limón o naranja. Simplemente las echas dentro del mate y al cebarlo se irá saborizando naturalmente.

Mate de pomelo (toronja): si quieres un mate aún más natural puedes reemplazar el mate calabacita o de madera por uno de toronja… ¿cómooo? Sí, te cuento cómo preparlo en este post.

Mate de toronja (pomelo)

 

Mi yerba favorita: quienes siguen este blog saben que mi yerba favorita es la “Amanda Hierbas o Compuesta”. Es una yerba con un sabor particular producto de la mezcla de peperina, poleo, incayuyo, tilo, boldo, menta y cedrón. Quien quiera hacer su buena acción del día puede regalarme de esta yerba porque aquí en México no se consigue y realmente me encanta y la extraño! Grupo Amanda a ti te hablo! jajajaja

Con mi último medio kilo – Agosto 2017

 


 


También te puede interesar:

Mates, bombillas y otras yerbas

3 lugares en Puebla para probar el mate

¿Por qué hace bien tomar mate?

Cómo preparar un mate de toronja (pomelo)


Sígueme en E-mailTripAdvisorSígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en FoursquareInstagram


El artículo "Cómo curar un mate", publicado en http://www.patadeperroblogdeviajes.com pertenece a Paula Ithurbide. Es necesario el consentimiento expreso de su autora para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.