Cuando todo falle, abraza a tu perro

Dicen por ahí que cuando a Dios se le acaban las alas pone colitas. Yo estoy de acuerdo. Pensaba que era yo quien cuidaba a Lupita y resultó que ella se convirtió en el angelito que cuida de mí.

 Cuando pensé regresar a Buenos Aires fue un mal momento para tomar la decisión. Cumplido el primer mes en Mar del Plata comprobé que me había equivocado en planear un viaje de tantos meses haciendo base en una ciudad en la que fui inmensamente infeliz.

Las razones que me trajeron de regreso fueron familiares y personales… desde la muerte de mi papá hasta una persona que prometía un viaje de a dos y días antes renunció al viaje y a ser dos.

Con el corazón revuelto por tantas emociones no quise postergar mi viaje y me trepé con Lupita a un avión que nos puso de patitas en Argentina una tarde de septiembre.

Lo que importa aquí, en esta nota, es llegar al punto en que emocionalmente te derrumbas. Como dice el refrán:

“Cuando todo falle abraza a tu perro.”

Lupita me llena de besos y abrazos. Su compañía y su mirada me dicen “no estás sola”. Los días fóbicos cuando me cuesta salir a la calle, Lupita es el motivo que me obliga a enfrentar el problema. Por no dejarla sin paseo salimos a caminar y resulta que ella es quien me regala aire libre y ejercicio. Cuando las personas la ven se acercan y nos saludan y esa interacción me ayuda a romper el círculo vicioso del pensamiento fóbico que anticipa un ataque de pánico.

cuando todo falle abraza a tu perro

 Ya será el momento de hacer balance cuando estemos de regreso en Puebla, cuando podamos mirar desde lejos estos meses en Argentina. Por ahora trato de rescatar experiencias que me sirvan para crecer y sanar y enfrentar todos los desafíos que se presentan: salir de la zona de confort, enfrentar fantasmas del pasado, sobrevivir con el corazón roto (una vez más), moverme en una cotidianeidad distinta, sentirme atrapada porque el boleto de regreso tiene una fecha tan lejana que mejor ni lo pienso. Inventarme,  usar la imaginación para volar adónde quiero estar.

cuando todo falle abraza a tu perro2

 Los viajes no salen como los imaginamos, lo incierto es precisamente lo que los hace mágicos. Y qué mejor que vivirlos junto a una viajera de cuatro patas como Lupita. Seas viajero o no, si estás leyendo este post, te deseo que encuentres a tu “Lupita”… en envase perruno o humano… a esos amores no hay que dejarlos escapar.

cuando todo falle abraza a tu perro3


Sígueme en E-mailTripAdvisorSígueme en FacebookSígueme en TwitterSígueme en FoursquareInstagram


El copyright del artículo "Cuando todo falle, abraza a tu perro", publicado en http://www.patadeperroblogdeviajes.com pertenece a Paula Ithurbide. Es necesario el consentimiento expreso de su autora para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.