Perros ciegos: cómo darles calidad de vida

Cómo organizar la casa y qué cuidados tener para que un perro que pierde la vista por su avanzada edad conserve la autonomía en su vida cotidiana.

La perrita de la foto de encabezado de este post, es Lucy, tiene casi 10 años y hace un par de semanas, tras revisión veterinaria, nos confirmaron que perdió la vista. Desde ese momento Lucy y yo estamos aprendiendo a vivir nuestra nueva rutina diaria. Es importante saber que los perros no se compadecen de sí mismos y ninguna discapacidad los deprime. Sólo es cuestión de aprender formas nuevas de hacer las cosas.

¿Cómo ayudar a tu perro ciego?

Ordenar tu casa. Lo primero que hay que hacer es mantener libre de obstáculos las zonas por las que tu perro se va a desplazar. Evita dejar sillas apartadas de la mesa, cajones o puertas de muebles abiertas o mal cerrados, objetos en el paso, etc. El primer desafío para tu perro es memorizar las circulaciones de la casa.

No sobreproteger. Si lo cargas desde la sala y lo dejas en un cojín en los cuartos de la planta alta, en lugar de ayudarlo lo estás desorientando. Lo que puedes hacer es  acompañar su trayectoria especialmente si hay escaleras y darle indicaciones sonoras: chasqueando tus dedos o tu boca o dando golpecitos en tu pierna o hablándole para que te siga por el camino correcto.

Estimular los demás sentidos. Es importante que a partir de ahora desarrolle el olfato y el oído. Utiliza efectos sonoros para que reconozca situaciones y objetos. Por ejemplo, antes de darle de comer a Lucy hago golpecitos con su plato en el suelo para que ella sepa dónde está su comida. En el caso de las escaleras puedes colocar una alfombrilla para que a través del tacto se de cuenta que allí deberá comenzar a bajar.

No lo toques sin avisar. Recuerda que ahora tu perro no ve venir tu caricia y si lo tocas como lo hacías antes se puede sobresaltar. Lo recomendable es que previo a la caricia le hables y perciba cómo tu voz se acerca lo que le permitirá saber que acto seguido vendrá el contacto físico que, por supuesto, debe ser suave, al menos el primer contacto para luego continuar el juego como lo hacías siempre.

Paseos. Puedes colocarle un listón o arnés blanco que indiquen que es un perro ciego. Si alguien se acerca, recuérdale lo que comentamos en el punto anterior. Es muy importante que no pierda su rutina de paseos para poder socializar con otros perros y cambiar de aire por un rato. Tal vez tengas que caminar más lento para acompañar su paso precavido y estar atento a cualquier obstáculo que se interponga en su camino.  Si haces el mismo recorrido diariamente muy pronto ganará confianza.

Accesorios

Existe un arnés o «bastón»  diseñado para evitar golpes durante la adaptación de los perros que perdieron la vista. Se trata de un aro que se sujeta a un arnés para detectar cualquier objeto y evitar que el perro se lastime el hocico.  Puede parecer un poco incómodo pero también puede ser útil.

En la foto se ve al MVZ Javier Herrera creador de Car-Can, quien desde hace más de 10 años se dedica a fabricar sillas de ruedas para perros con problemas de movilidad y bastones para perros ciegos y también se brindan terapias de rehabilitación.  Él vive en Xochimilco, Ciudad de México y hasta allí han llegado muchísimos humanos  desde todas partes de la república buscando opciones para dar calidad de vida a sus peludos con capacidades diferentes. Los costos son accesibles pues la idea de Car-Can es ayudar diseñando los accesorios especialmente para cada perro según su talla y su cuadro clínico. Un arnés para perro ciego lo puedes conseguir a partir de 550 pesos.

Foto: Car-Can

Otra opción es fabricar tú mismo el arnés, en YouTube hay muchos tutoriales que te pueden ayudar.

Cada perro tiene su personalidad, su nivel de energía, su grado de curiosidad y su manera de vivir su vejez. En el caso de Lucy siempre fue tranquila, nunca le importó mucho lo que pasara al otro lado de la ventana y no es muy fan de los paseos. Cada vez que salimos al parque es la primera que quiere regresar a la casa. Por eso, perder la vista no es algo que ella resienta demasiado como lo haría por ejemplo, Cejas, que pasa el día entero mirando por la ventana y ladrando a todo lo que se mueva. A Lucy le encanta masticar palitos de carnaza y eso le da un rato de distracción y entretenimiento. Y con respecto al bastón para perros ciegos, con Lucy hasta ahora no lo hemos necesitado porque yo estoy con ella mucho tiempo y puedo ser su guía en la casa. ¡En pocas semanas hemos logrado mucho! ¡Se maneja muy bien! Reconoce la puertita de perros que sale al patio, sabe sin chocarse donde girar en los pasillos o cuartos, sube y baja las escaleras y encuentra su camita y el plato con agua.

Dependerá de ti que conoces mejor que nadie a tu perro, encontrar las actividades y accesorios que den continuidad a la vida feliz que tenían.





El copyright del artículo "Perros ciegos: cómo darles calidad de vida", publicado en http://www.patadeperroblogdeviajes.com pertenece a Paula Ithurbide. Es necesario el consentimiento expreso de su autora para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.