Las calles de Puebla – Hugo Leicht

Es la obra mejor documentada acerca de la historia de la ciudad,  narrada través de la nomenclatura antigua de sus calles.

Para hablar del libro es indispensable hablar de su autor y de su amor por la ciudad de Puebla en la que residió por 20 años.

Hugo Adelbert Henry Leicht Meyer nació el 27 de agosto de 1881  en Hamburgo, Alemania donde realizó los estudios superiores en Letras, especializándose en Lenguas Clásicas y Modernas, dominando de aquellas el griego y el latín, así como el inglés, el francés y el español. Una vez en México llegó a traducir al español desde el náhuatl y comenzó a estudiar el otomí. Además se interesó en pedagogía, botánica y filología.

Antes de comenzar la Primera Guerra Mundial emprendió un viaje con sus condiscípulos hacia los Balcanes, navegando a través del Danubio por algunos de los países que formaban el Imperio Austro-Húngaro.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial decidió partir hacia Guatemala en América,  acompañado de su madre, la señora Adelheid Emma Meyer Leicht, nacida en Bremen, Alemania el 14 de agosto de 1854.

En Guatemala fue director del Colegio Alemán de ese país. En abril de 1918 se trasladó a México para radicar en la ciudad de Puebla donde fue contratado como profesor de francés en el Colegio Alemán de esa ciudad.

Hugo Leicht

Como profesor llegó a impartir 31 horas de clase a la semana las materias de inglés, francés, matemáticas, cálculo, geometría, física y geografía a alumnos de Secundaria. En 1920 fue ascendido a director y en ese puesto se destacó por llevar a cabo diversas actividades culturales y por impulsar la introducción del sistema de preparatoria alemán Gymnasium. Fue cesado en el año de 1922 por un conflicto que tuvo con un empleado del colegio. Leicht mal aconsejado había entregado todos sus ahorros y los de su madre, una importante cantidad de oro, al cajero del colegio de nacionalidad alemana, quien los invirtió en una casa comercial que pronto quedó en quiebra, situación que lo llevó a tener una fuerte desavenencia con la mesa directiva siendo despedido, quedándose sin trabajo y sin ahorros.

Mientras acudía a los tribunales en busca de justicia, Leight comenzó a investigar la historia de la ciudad de Puebla recibiendo de sus amigos poblanos apoyo moral y financiero para realizar la labor que lo llevaría años más tarde a publicar su reconocida obra. Pasaba largas horas en los archivos, consultando libros raros y mapas e interrogando a cuantas personas pudieran proporcionarle la información verbal o escrita que requería. El Dr. Leicht, manifiesta agradecimiento en el prólogo de su obra, pues encontró toda clase de facilidades y la confianza necesaria para acceder a los archivos tanto eclesiásticos como civiles para la obtención de datos de documentos, láminas, planos, pinturas, grabados, fotografías etc.

Su obra resultó ser el estudio más extenso y documentado de la historia de las calles y barrios de la ciudad de Puebla, incluyendo muchísimos datos que de algún modo habían sido olvidados u omitidos por diversos autores. Esto aunado a su meticulosa recopilación y notas al margen de sus fuentes respectivas, tales como documentos y expedientes del Archivo Municipal y del Registro Público, así como los planos, nombres de historiadores, nombres antiguos de las calles, inscripciones, recopilaciones a pie de cada una de las calles y un dedicado índice topográfico, es que hacen a esta obra una verdadera enciclopedia de Puebla.


La casa donde Hugo Leicht escribió «Las calles de Puebla» en la  Calle 11 Poniente 1512 del Barrio de Santiago de la capital poblana, está actualmente en el abandono sin embargo una placa conmemorativa describe lo que allí sucedió.

Casa donde Hugo Leicht escribió «Las calles de Puebla». Calle 11 Poniente 1512, Barrio de Santiago, Puebla.


Terminó el manuscrito en la Navidad de 1930, como lo menciona en el prefacio de su obra que aún tardaría seis años en publicarse. Al acercarse el Cuarto centenario de la fundación de Puebla, el 16 de abril de 1531, fue nombrado director de la revista quincenal “Puebla” en la que escribió trabajos sobre la historia de la ciudad, entre ellos, el número del 10 de mayo de 1930 y Leicht se convirtió en el principal promotor para conmemorar el aniversario. La revista era editada por la Junta de Mejoramiento Moral y Cívico del Municipio de Puebla.

Firma autógrafa de Hugo Leicht

Leicht escribió la mayoría de los artículos allí publicados ayudando a esclarecer  la fecha de la fundación de Puebla y  sus verdaderos fundadores. Esta publicación lo dio a conocer en la Secretaría de Educación, en la Escuela de Antropología y Lenguas Indígenas del Museo Nacional quien lo recibió como miembro activo por sus estudios y traducciones de la lengua náhuatl y en la Academia de Ciencias Antonio Alzate quien lo recibió también como miembro titular, además fue miembro fundador de la Sociedad de Historia y Conservación del Patrimonio de la Ciudad de Puebla.

Es entonces cuando el gobernador del estado de Puebla, Leónides Andreu Almazán, a petición del licenciado y notario público Miguel Marín Hirschman y conociendo los méritos de su monumental investigación, nombró a Leicht bibliotecario de la Biblioteca Palafoxiana donde elaboró uno de los catálogos que por muchos años fue el único medio para conocer el contenido de la primera  biblioteca pública de América Latina.

Para editar su libro había que pasar el manuscrito a máquina y fue el joven mecanógrafo de su amigo y benefactor, el Lic. Miguel Marín H., quien llevó a cabo la larga tarea y posteriormente con la ayuda económica del gobernador José Mijares Palencia y el licenciado Gustavo Ariza así como otras personas para que al fin en 1936 (aunque en el libro la fecha indicada es 1934), saliera a la luz en la Ciudad de México la edición príncipe (se llama así a la primera edición impresa de una obra, inmediatamente posterior a los manuscritos del autor y a la copia para los impresores. Normalmente se habla de «edición príncipe» con relación a obras de prestigio que además hayan sido reeditadas varias veces) de su obra Las Calles de Puebla en la imprenta de A. Mijares y Hermanos con un tiraje de solo mil ejemplares siendo muy bien recibido por el público y la crítica.

Las calles de Puebla 1era. edición 1934

 

Este ejemplar de aquella primera e histórica tirada está a la venta actualmente en Mercado Libre con un precio fijador por el vendedor de 5,000 MXN.

Las calles de Puebla 1era. edición 1934

 

Las calles de Puebla 1era. edición 1934

 

Las calles de Puebla 1era. edición 1934

Después de su reconocida obra

El 20 de noviembre de 1933 falleció la madre de Leicht y, con sus escasos recursos, sepultó sus restos en el Panteón Francés de Puebla. Recibió entonces de parte de la Legación Alemana en México una propuesta para regresar a Alemania con todos los gastos pagados con el fin de realizar actividades pedagógicas, premiando con esto su gran labor. Al Dr. Leicht le agradó la idea prometiendo a su amigos volver pues adivinaba que terminada su labor en su patria se le iba a dar una comisión en México.  Sus amigos le advirtieron de una posible guerra en Europa a lo cual respondía que «Europa no quería más sangre y que no podía olvidar los horrores pasados» y se despidió de ellos con un «hasta luego» en abril de 1939.

Poco tiempo después  escribió a su amigo el Lic. Marín Hirschman diciendo que estaba trabajando transitoriamente para el Instituto Hispano-Americano-Germánico en Berlín. Esa sería su última carta hasta después de transcurrida la Segunda Guerra Mundial cuando el Dr. Leicht volvió a escribir con fecha de 5 de marzo de 1947, esta vez desde Hamburgo, relatando que acababa de regresar de Oslo, Noruega, donde había estado internado con otros alemanes allí residentes, siendo bien tratados.

Fue investigado por algún vínculo con los nazis y no se le halló ninguno. Sufriendo los estragos de la posguerra en Alemania, falta de víveres y extremos fríos, encuentra a tres de sus antiguos discípulos y uno de ellos lo invita a educar a sus hijos en una granja en las afueras de Hamburgo. De Puebla se habían enviado ropa y víveres para su comunidad a través de la agencia norteamericana CARE y también pudo proseguir con sus labores de investigación en la Universidad de Hamburgo. Cuenta el Lic. Marin H. que Hugo Leicht solicitó le enviara una copia de su libro Las Calles de Puebla, la cual le fue enviada.

Durante los siguientes años expresó su deseo de regresar a México, pero la inestable situación política de la Alemania Occidental le puso severos obstáculos ya que las autoridades inglesas de ocupación no le permitieron salir de Alemania. El 15 de enero de 1948 escribe a su amigo Miguel Marín H.:

«No puedo conformarme con la idea de vivir siempre aquí, nunca ver ni hablar a ud. nunca regresar al país del sol»

Finalmente en octubre de 1951 cuando los aliados le devuelven su soberanía a Alemania Occidental ve la posibilidad de regresar a México. Pero su delicado estado de salud le impide ver realizado este añorado viaje, a pesar de contar ya con el permiso gracias a las gestiones hechas por el Secretario de Gobierno de Puebla Agustín de Haro y Tamaríz. Todo estaba listo para su regreso en 1952 pero en marzo se recibe una carta de letra irregular y temblorosa, en ella informaba que estaba enfermo y sufriendo de «horribles dolores»:

«Me siento tan desgraciado solo y abandonado… No puedo escribir más»

Finalmente falleció el 15 de agosto de 1952 en Hamburgo Alemania.

Es en diciembre de 1965 cuando el cabildo poblano aprobó la propuesta del regidor Luis Sánchez Pontón de solicitar el traslado de sus restos a la Ciudad de Puebla, promovido por el profesor Pedro Ángel Palou García, secretario de Cultura Municipal de Puebla de ese tiempo, llegando a la Capital en 1966 y siendo sepultados al lado de su madre en el Panteón Francés de la ciudad.

 

En 2016 el Cabildo de Puebla instituyó el «Premio anual Hugo Leicht» al investigador histórico de la ciudad de Puebla de Zaragoza, como un reconocimiento a su obra y para promover y premiar las investigaciones históricas sobre la ciudad.

Las calles de Puebla (ed. 1967)

A 83 años de su primera edición, el gobierno del estado de Puebla, por medio de la Secretaría de Cultura y Turismo, reeditó en dos tomos el contenido histórico de la publicación:

En el centro histórico de la ciudad de Puebla se pueden observar las calles con la nomenclatura actual y la antigua, hecho que animará a los curiosos a investigar y conocer la historia de las calles que transitamos hoy.

Calle 3 Sur / Calle de las Peñas

Avenida 5 Poniente / Calle del Correo Viejo

 

 






El copyright del artículo «Las calles de Puebla – Hugo Leicht», publicado en http://www.patadeperroblogdeviajes.com pertenece a Paula Ithurbide. Es necesario el consentimiento expreso de su autora para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.